Historia de los Congresos Internacionales Provida

 

CIP IV ZARAGOZA:


UNA FIESTA MUNDIAL POR LA VIDA, A LA QUE NADIE DEBE FALTAR.


 
Toda historia tiene un principio… y en alguna como la presente, muchos quisiéramos que tenga un final feliz, pero hasta dentro de muuuucho tiempo.

Noviembre del 2003. Un Madrid lluvioso acoge a cerca de 350 participantes europeos y americanos; se reúnen por iniciativa propia bajo la convocatoria española; son líderes defensores de los derechos humanos (partiendo siempre del primero, el derecho a al vida) provenientes de 8 países, preocupados por hacer ondear mas alto la bandera de la defensa de la vida. Para los cristianos el mensaje del Evangelio es interpelador: hace tiempo que es la hora de los laicos. Pero nuestra acción tiene que empezar a ser organizada y articulada mas allá de las fronteras nacionales y continentales; y debe extenderse a todos los campos del quehacer del ser humano.

Quienes defienden la vida defienden la justicia y la solidaridad, la equidad en el acceso de los bienes de la tierra y al conocimiento, la igualdad de oportunidades entre mujeres y varones, la complementariedad equitativa de ambos en la crianza y formación de los hijos y en la estabilidad de la familia, el desarrollo económico – científico y social al servicio de la humanidad y no al revés. Aquí nace el comité permanente de los Congresos Internacionales Próvida (CIP) que sostendrá desde entonces hasta el presente la organización de los eventos; aquí recibirá el impulso inicial un movimiento que quiere gritarle al mundo que su sobrevivencia racional solo es posible si el hombre, desde el momento de su concepción hasta su muerte natural, es el centro de nuestros afanes cotidianos.  El cierre del I Congreso deja un compromiso a las Américas: tomar la posta; y a un país con esa tarea: El Perú.

Y así sucedió. Decenas de ponentes de primer nivel y miles participantes de 20 países convertirán el II Congreso Internacional Provida y el I Simposium Juvenil Provida en eventos de primera línea que querían confrontar la grave crisis mundial de valores e identidad, expresada luego en la violencia y brecha social que sacude de nortea a sur y de este a oeste nuestro planeta; y llamar a la humanidad desde Lima – Perú, a una reflexión sobre el desastre en ciernes hacia el que tanaticamente pareciéramos empeñados en dirigirnos.

Bajo el Lema: “América Lanza el reto: Globalicemos la cultura de la vida”, 1200 participantes en los eventos principales y muchos más en eventos en diversas partes del país, dieron el marco adecuado a la “Declaración de Lima”.  Documento luego tomado por otras instancias latinoamericanas y mundiales preocupadas por la defensa de la vida y la familia, como referencia de partida para sus propios pronunciamientos de origen. Aquí empezó a concebirse la idea el premio “Humanidad” y el trabajo de las asociaciones unidas para un mundo mejor. Ambas son aún tareas en ciernes. Luego de abordar temas como el “El Valor de la Vida Humana”, la “Educación para el Amor”, “La Mujer en el Siglo XXI” y la  “Situación Político – Jurídica de los Temas Provida”, Lima deja la posta a un gigante hermano.

En México “lindo y querido”, del 23 al 25 de Marzo del 2007 el III Congreso Internacional Provida y sus más de 1500 participantes de 27 países, representantes de organizaciones nacionales e internacionales, defensoras de la vida, la familia y la dignidad humanas, examinan las graves formas en que la vida humana naciente viene siendo agredida, manipulada, utilizada para experimentación y otros fines innobles, y hasta convertida en objeto del más burdo comercio. El utilitarismo brutal e inhumano que se adivina detrás de estos hechos, explica que luego la humanidad sea capaz de pisotear a los mas débiles, los mas pobres y excluidos de sus hijos con el hambre, la guerra, la violencia, la injusticia, la exclusión, la marginación, el racismo…

El Congreso acompaña a los provida mexicanos en un momento crucial para enfrentar dentro de su propio país la deshumanizante ofensiva de los proaborto. Con Maria de Guadalupe presidiendo el evento, el III Congreso será una voz para los que no tienen voz. Al final la posta se entregó a quienes iniciaron esta hermosa historia, por ahora y Dios mediante, sin fin.

El IV Congreso nos convoca el 2009 a Zaragoza, España.  Nicaragua nos quiere recibir desde ya el 2011.  En Zaragoza esperamos ver a los 5 continentes presentes y a una asistencia mayor a las anteriores, con una fuerte proyección a toda España y Europa. Será una fiesta mundial por la vida, a la que nadie debe faltar.

El dinero y otros contratiempos de los más variopintos nunca detuvieron los Congresos. Ahora será igual. Porque en el interior de Blanca (hoy con Dios) de los dos Jorge, de José, de Rafael, de Lulu, de Héctor, de Amparo, de Carlos… y de tantos otros que injustamente no alcanzo a nombrar porque el papel se queda corto, la mente es frágil y el espacio es tirano,  en el interior de todos los Provida, uno se sabe y se  siente seguro e íntimamente poseedor de algo más valioso y más potente: la mano de Dios sobre los hombros, la palabra de Dios en la mente y el aliento de Dios en el corazón.

Nos vemos en Zaragoza .

 

Fernando Carbone Campoverde

Comité Permanente del CIP